top of page

Ante todo... mucha calma

¿Cuales son tus herramientas para lograr vivir tu maternidad con calma?





Una de las cosas que más ha salido en los círculos de maternidad Ser -Mamá es la necesidad de conseguir calma, tranquilidad, relax.


Desde hace unos días en el estado de WhatsApp de un conocido se hace alusión a como las emociones de la mamá influyen en el bebé ya desde el embarazo.


Y esto me ha llevado a preguntarme ¿de qué herramientas disponen las mamás para conseguir esa calma? y ¿qué hacemos como sociedad para cuidar a nuestras madres, a nuestras diosas creadoras y nutridoras de vida?.


Algunas mujeres durante su embarazo manifiestan que llevan un ritmo acelerado, de hacer, hacer y hacer, sin apenas tiempo para ellas. En los trabajos quieren dejar todo hecho y solucionado para cuando dispongan de su permiso maternal. En su casa siguen asumiendo las mismas tareas de antes de embarazarse, porque claro están embarazadas no enfermas. Probablemente prevalece esa energía masculina de la que hablaba en el post anterior.


Y cierto es que estar embarazada no es estar enferma, pero se necesita activar nuestra energía femenina como la predominante y eso supone unos ritmos diferentes.


En nuestra sociedad el mensaje que se da es el de seguir haciendo al ritmo que sea, y precisamente el que predomina es el de la inmediatez y la prisa. Y si no lo sigues, a veces, tienes que aguantar algunos comentarios despectivos respecto a tu embarazo.


El amor de la madre es lo más importante y cuando el niño lo percibe a su alrededor se forma una especie de escudo protector que puede disminuir o, en algunos casos, neutralizar el impacto de las tensiones del exterior.


En resumen, aunque las tensiones externas que afronta una mujer tienen importancia, lo más esencial es lo que siente la madre hacia su hijo no nacido aún.

Sus pensamientos y sentimientos son el material a partir del cual el niño intrauterino se forja a sí mismo.

El útero es el primer mundo del niño. El modo en el que lo experimenta, como amistoso u hostil, crea predisposiciones de la personalidad y el carácter.

En un sentido muy real, el útero establece las expectativas del niño.


Por lo tanto, el vínculo posterior al nacimiento, que siempre se estudió como un fenómeno singular y aislado, en realidad es la continuación de un proceso vinculante que ha comenzado mucho antes, en el útero.


Una mamá que es capaz de cuidarse, de darse su espacio y su tiempo, para ella y para su bebé, de vivir su maternidad de forma más consciente, le está ofreciendo a su hijo lo mejor de sí misma.


De ahí la importancia de que la nueva mujer que nace con su bebé, encuentre herramientas que le permitan mantener una energía elevada como pueden ser la práctica de la gratitud, la meditación, pasear en la naturaleza... y activar su energía femenina, su intuición y vivir desde el corazón.


Vivir la mejor experiencia de parto posible desde la calma, sean cuales sean las circunstancias en que transcurra, también es posible con la mejor información disponible, trabajando tus creencias y tus miedos y construyendo tu propia caja de herramientas.

Todo esto lo puedes obtener a través de la formación de educación prenatal con hipnoparto.


Otra herramienta es compartir con otras mujeres madres su sabiduría, formar parte de una tribu. Y los círculos de maternidad holística te proporcionan ese espacio de acompañamiento, sostén y no juicio, desde tu embarazo y durante el puerperio.


Te invito a crear tu caja de herramientas de calma. Hazlo desde tu propia experiencia, probando, experimentando, ya que así es como podrás ir comprobando qué es lo que mejor te sirve a ti.


PD. Si te resuena esta información compártela con otras mujeres madres.









12 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page