top of page

Activa tu superpoder, activa tu sabiduría femenina

¿Parto en el hospital o doy a luz en casa?.

¿Pido la epidural o o parto natural?

¿Le doy pecho o mejor biberón?

¿Le cojo en brazos o le dejo llorar por si se acostumbra?



Desde el momento en que te sabes embarazada empiezan a surgir todo tipo de sensaciones y emociones, a veces muy dispares e incluso contrapuestas. Y cuando tú bebé ha nacido parece que todo se acentúa.


Puedes sentirte la mujer más bella, plena y feliz del planeta (ojalá fuera mayoritariamente así) o, a veces, encontrarte triste, sola, frustrada, e incluso culpable sin saber cómo ser "buena" madre.


Todas las personas, y creo que más las mujeres cuando nos convertimos en madres, tenemos nuestras luces y nuestras sombras.

De hecho existen unas porque también lo hacen las otras. Ambas nos ayudan a crecer si las reconocemos y aceptamos.


Y, en toda esa marea emocional, surgen toda una serie de dudas, encrucijadas y decisiones que has de tomar. Unas nos pueden parecer más triviales y otras más importantes.


Desde qué color elijo para la habitación hasta qué modelo de crianza quiero para mi hijo.

Empiezas a leer de este tema o del otro, vas recabando informaciones que a veces son tan dispares como tus propias emociones y, además, te empiezan a llegar las opiniones de todo tu entorno que te dice lo que has de hacer y cómo lo has de hacer (porque los demás habitualmente parecen saber más que tú sobre cómo tienes que maternar a tu pequeño).

Mientras comienzan a asaltarte dudas y más dudas y cada vez sientes menos claridad sobre la decisión a tomar.


En nuestra sociedad occidental a la mujer embarazada, con frecuencia se la infantiliza y se le hace creer que ella no es válida para tomar esas decisiones. A veces ni siquiera se la toma en cuenta para asuntos donde ella y su bebé son el centro de la cuestión, se le dan por hecho algunas cosas y ni se pregunta cuales son sus deseos o necesidades.


En mi caso, mis 3 partos fueron hospitalarios. En ninguno de ellos me planteé la posibilidad de hacerlo en otro lugar. Los 3 fueron con anestesia epidural pero en ningún momento me informaron si realmente era adecuado o por el contrario suponía un inconveniente para la progresión del parto (y mi experiencia fue diferente en cada uno de mis partos).

Mis recuerdos me llevan a que "me dejé hacer, y poco decidí".


Tengo al lado de mi mesa de trabajo unas cartas, de las que te dan mensajes (estas se llaman baraja de conciencia plena). Me gusta sacar una de vez de cuando, leer y sentir que mensaje tiene para mi, y la dejo ahí a mi lado y la releo cada vez que la vista va hacia ella.

La que tengo hoy lleva bastante tiempo.

Al leerla por enésima vez mientras empezaba a escribir le encontré un sentido completamente nuevo.



"NO TE DESBORDES

Mantenga la mente abierta durante su senda.

Del mismo modo que un vaso lleno de agua no puede contener más líquido,

una mente llena de ideas y opiniones podría no estar receptiva a nuevas enseñanzas."



Con el paso de los años y ya con mis hijos mayores, me he dado cuenta que todas las madres, como tú y como yo, simplemente por el hecho de ser mujeres tenemos algo maravilloso que simplemente tenemos que recordar y activar: nuestra sabiduría femenina.

Está genial informarse de las ventajas e inconvenientes de parir en el hospital o parir en casa, ponerte o no una epidural o darle la teta a tu bebé o un biberón.... Pero no dejes que entre cualquier cosa en tu mente y ésta se llene de ideas u opiniones, la mayoría de ellas, ajenas. No cedas tu poder a los demás.


mujer con ojos tapados
activa tu sabiduría femenina


Abre tus ojos, tus orejas y todos tus sentidos.

Obtén información de diferentes fuentes. Hazte preguntas y cuestiónate las cosas.

Déjalas reposar un poco. Desecha lo que claramente sientas que no te sirve.

Pásalo por el filtro de tu cuerpo. Aprende a reconocer las señales que te envía (si te encuentras relajada, a gusto con esa decisión o, si por el contrario, te notas contraída, con molestias o algún dolor....).


Manténte en tu centro abierta a lo que pueda surgir (a veces te llevas sorpresas).


Cuando eres capaz de escucharte a ti misma y actuar desde ahí dentro, desde tu propio sentir, siguiendo tu intuición, activas tu poder personal y eres creadora de tu vida y tus decisiones serán las perfectas y correctas para ese momento y esa situación. Es más fácil ser madre desde ese poder interno. No lo dudes.


PD. Me encantaría que me dejaras algún comentario


0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page